MEDIOS

¿Cuánto cuesta sobrevivir?

¿Qué es innovar para una organización y cuánto determina su futuro? Innovar no es un valor en sí mismo

La formación en las organizaciones no puede verse como un gasto si se desea sobrevivir en mercados cada vez más permeables a la competencia que, a su vez, requiere de una comprensión acabada de lo que en el mundo sucede.

Competir en los mercados actuales ya no significa encasillarse en algo que sabemos se hace bien y pensar que este nicho es inamovible y eterno, porque es allí cuando las empresas empiezan a firmar su sentencia de defunción.

 

Invertir en innovación

La educación y formación constante no es un gasto sino una inversión que, bien realizada, da frutos en el corto, mediano y largo plazo, de acuerdo a la impronta con la que se realice la misma, la comprensión que de esta se tenga en la cultura de la organización y, sobre todo, el valor que se le dé al capital humano en la compañía.

Ahora bien, innovar no es un valor en sí mismo sino que representa una apuesta práctica-filosófica. Esta es aplicable a todos los ámbitos, por ejemplo a la comprensión de las personas que conforman la empresa y la manera en que se les puede brindar una formación acorde a lo que verdaderamente se necesita, de la manera y en los tiempos que se necesitan.

La formación en las organizaciones abre la puerta al debate ¿las empresas viven o sobreviven sin innovación?

Ferrin Juan Pablo

¿Qué piensa usted?

{{{ comment.name }}} {{ comment.time_posted }}

{{{ comment.body }}}